Las nuevas tecnologías y el lenguaje 2.0

Por 7 marzo, 2016 0 Comentarios
comunicación
Nuevas tecnologías y lenguaje 2.0

La imparable expansión de la comunicación digital ha provocado un cambio, no sólo en la forma y los canales que elegimos para relacionarnos, sino también en nuestro lenguaje.

El uso generalizado de estas plataformas, como las redes sociales,y las nuevas tecnologías ha provocado que la mayoría de nosotros adoptemos un vocabulario hasta hace muy poco reservado a los expertos en la materia, así como la aparición de nuevos vocablos, en muchas ocasiones creados a partir de su original inglés.

De hecho, en 2014 ‘selfi’ sin e, la versión españolizada del vocablo inglés ‘selfie’, fue elegida palabra del año por la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) debido a la rapidez con que había pasado a formar parte del lenguaje común. Esto nos permite hacernos una idea de la velocidad a la que se expande todo cuando se trata de redes sociales.

Los nuevos términos del lenguaje online

SelfieA día de hoy, prácticamente todos sabemos qué es hacerse un selfie, a qué nos referimos cuando hablamos de followers o qué es un hashtag. Pero no todas las palabras surgidas de este universo 2.0 son tan conocidas y puede que al oír más de una sintamos que nos hablan en otro idioma.

Un ejemplo es ‘usabilidad’. Probablemente, al leer o escuchar esta palabra por primera vez creamos que es incorrecta. Esto se debe a que es un neologismo creado a partir de ‘usability’ en inglés. Cuando se emplea al hablar de una web hace referencia a la facilidad con que los usuarios navegan por la misma.

Otro término que ha pasado a formar parte de nuestro lenguaje, y muy común entre los profesionales del marketing digital, es ‘monitorizar’. Pues bien, sin tener nada que ver con la medicina, en el sector de la comunicación digital se usa con el mismo sentido, es decir, hacer un seguimiento de todo aquello que se diga sobre nuestra marca en Internet. Podemos saber qué se dice sobre nosotros, dónde, y quién lo dice.

También debemos hablar de ‘viralidad’, que es la capacidad de un contenido para reproducirse y expandirse rápidamente. La particularidad reside en que nosotros, como comunicadores, no podemos garantizar completamente que eso suceda, sino que son los usuarios, compartiéndola y haciéndola extensiva a sus seguidores, quienes hacen que un contenido sea viral.

Y no podemos dejar de hablar del famoso ‘engagement’, un término inglés que ha pasado a ser protagonista de nuestras conversaciones y que indica el grado en el que un consumidor interactúa con nuestra marca. Básicamente, se trata de generar fidelidad, de forma que el consumidor se siente identificado y nos recomienda, captando nuevos seguidores.

Mención aparte merecen todas las siglas como PPC o KPI y las nuevas denominaciones de trabajos vinculados al sector como community manager, social media manager, content manager, webmaster… pero explicar las diferencias entre uno y otro es material para otro post.

Y tú, ¿qué crees? ¿Se está creando una versión 2.0 del español o el uso de esos términos quedará reservado sólo para el ámbito de la comunicación digital?

Autor Ana Sánchez

Soy periodista, di mis primeros pasos en prensa y radio, aunque he desarrollado la mayor parte de mi carrera en comunicación corporativa e institucional. He complementado mi experiencia con formación en áreas tan diversas como el protocolo y el marketing digital. Ahora continúo trabajando en el sector y también escribo sobre comunicación en el blog de Planeo.

Más entradas de Ana Sánchez

Deja un comentario